viernes, 29 de abril de 2011

Dudas, caes y vuelves

Sientes que te falta el aire. Que si se va, todo pierde su sentido.
El simple hecho de escuchar su voz, aunque sea a lo lejos; lo bueno es que sabes que está allí.
Lo que daría por estar a solas contigo durante 1 minuto. Solo uno.

Quiero que me abraces sin tener ningún motivo. Es un gesto que en 3 segundos, puede cambiar un mundo, el mío. Cuando piensas que nada es posible, empiezas a ver algo que te hace dudar. Una y otra vez te desengañas, pero al rato vuelves a caer. Y así continuamente. Caes, caes y caes.

Puede que no te des cuenta de nada, o alomejor sí. A mi me basta con tenerte cerca.

Me moriré de ganas de decirte...

domingo, 17 de abril de 2011

Solo son deseos.

Hay momentos en los que desearías que el tiempo se detuviera. Aun que solo fuera un instante. Pero lo deseas.
No sé como, mi cara ha ido a parar a 3 cm de la tuya. Lo deseas.
Sigues ahí. Lo deseas.
Pero no ocurre nada. Aun que lo quieras. Nada.

Clavas la mirada y te quedas sin decir ni una palabra.
Los nervios se me escapan por las yemas de mis dedos. Es algo que no puedo controlar.
Perdona si te he hecho daño, no todo fue culpa mía.

Momentos en los que deseas cosas que, por el momento, no se hacen realidad.
Sigo esperando el instante en que nuestro oxígeno se limíte a una distancia de 3 cm. Ni uno más, ni uno menos.

domingo, 3 de abril de 2011

Recuerdo que al llegar ni me miraste...

Me quedo quieta. Tu estás ahí.
Me miras. Me ves. Sonríes. Te vas.
Y así es lo mismo, día tras día. Y yo sigo callada, faltaría más.
Recuerdo tus ojos, tus tonterías. Sonrío al recordarte.

Me encanta decirte indirectas que a la vez son muy directas, aunque no sé si tu lo ves de esta manera. Dedico demasiado a imaginar que estás conmigo.
Te me acercas, me hablas, me miras, me sonríes. Si no estás, te busco entre la gente, marcas tanto la diferencia que puedo reconocerte fácilmente.

Has sido una prohibición para mí, des del primer día. Eso se acabó.

Jugando me rozas con tu mano, me coges y no me sueltas. Lo que parece un juego, para mí es una realidad.

 

Con las ganas - Zahara